La Unión Europea acuerda una prórroga del ‘Brexit’ hasta el 22 de mayo si el Parlamento Británico aprueba el el acuerdo.

Los Veintisiete Estados miembros de la Unión Europea (UE) han acordado conceder a la primera ministra británica, Theresa May, una prórroga corta del Brexit, pero no hasta el 30 de junio como solicitaba, sino que podrá ser hasta el 22 de mayo si el Parlamento de Westminster aprueba el Acuerdo de Retirada, o hasta el 12 de abril si lo rechaza.

En este caso, Londres se verá abocado a elegir entre tres opciones: solicitar una prórroga más larga y participar en las elecciones europeas; optar por un divorcio sin acuerdo; o revocar el artículo 50 del Tratado de Lisboa y, por tanto, cancelar el divorcio. No obstante, Tusk ha advertido de que “todas las opciones seguirán abiertas el 12 de abril” si los parlamentarios mantienen su rechazo al texto por tercera vez.

Los socios comunitarios han tardado más de nueve horas en alcanzar una decisión unánime en una reunión con un ambiente “positivo”, que ha superado las expectativas de Tusk, por lo que la decisión coresponde ahora a Reino Unido. El líder europeo ha explicado que se ha reunido con May varias veces a lo largo de la tarde y que la líder conservadora, que nunca fue partidaria de un aplazamiento del divorcio, ha terminado por aceptar los escenarios planteados.

De hecho, la primera ministra ha reiterado en una rueda de prensa posterior que su primera opción sigue siendo sacar adelante su acuerdo en el Parlamento, aunque ha evitado convocar la votación y es consciente de la falta de mayoría en la Cámara por el momento: la salvaguarda para evitar una frontera en Irlanda sigue siendo el principal obstáculo para que sus socios norirlandeses del DUP y los euroescépticos de su partido terminen por apoyar el texto.

“La decisión subraya la importancia de que la Cámara de los Comunes apruebe un acuerdo la próxima semana“

En este sentido, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha enumerado todas las concesiones de Bruselas a lo largo de los dos últimos años, pero ha lamentado que ya no pueden hacer más por el Brexit. En cualquier caso, los Veintisiete han ratificado las aclaraciones legales sobre la salvaguarda ofrecidas en Estrasburgo, que no sirvieron para sacar adelante el texto en la votación del pasado 12 de marzo.

Pero May confía en sacar adelante su texto, y, aunque se ha disculpado por culpar a los diputados del bloqueo, ha vuelto a poner toda la presión sobre ellos: “La decisión [de la UE] subraya la importancia de que la Cámara de los Comunes apruebe un acuerdo la próxima semana para poner fin a la incertidumbre”, ha dicho. Pero siguen sin darle las cifras: necesita revertir el voto de 75 diputados y hay 20 o 30 conservadores del ala euroescéptica que desechan este acuerdo porque prefieren un Brexit duro.

En cualquier caso, la incertidumbre es tal que ni siquiera se sabe si May va a poder llevar la votación al Parlamento, ya que el presidente del Parlamento, John Bercow, no aceptará otra votación si no hay “cambios sustanciales” en el acuerdo: según el reglamento, la Cámara no puede debatir y votar sobre la misma cuestión durante el mismo año.

Las ofertas de Bruselas disipan, salvo cambio de última hora, las probabilidades de un Brexit sin acuerdo en un plazo inmediato, pero esta opción todavía no ha quedado descartada en Londres. De hecho, el diario Financial Times asegura que May pretende decantarse por un divorcio abrupto si sufre un nuevo rechazo, y la BBC y Sky News han informado de que el Gobierno británico tiene previsto implementar los planes de emergencia ante un Brexit duro este lunes.

“Pase lo que pase, estamos listos para cualquier evento, incluida la ausencia de un acuerdo“

El caos político en el país -los acontecimientos sobre el divorcio cambian casi cada hora-, ha llevado a los periodistas británicos a pedir a May que descarte directamente esta opción, pero la conservadora ha evitado hacerlo. Sí ha asegurado, en cambio, que rechaza firmemente revocar el Brexit, como solicitan más de un millón de personas.

El Consejo Europeo en Bruselas ha conseguido con esta decisión “evitar quedar como los malos”, según ha asegurado Macron a su salida de la cumbre, a pesar de que él mismo había amenazado a su llegada con conducir al país a un divorcio duro si no se ratifica el acuerdo. Ningún país miembro quiere un divorcio duro por las graves consecuencias económicas, pero la realidad es que todavía no se puede descartar: “Pase lo que pase, estamos listos para cualquier evento, incluida la ausencia de un acuerdo. Hemos estado preparados desde 2017”, ha dicho Juncker. Ahora, es tiempo de mirar a un horizonte sin Reino Unido: “El tiempo apremia, no solo para el Brexit, y tenemos que seguir adelante”, ha zanjado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: