Trump implacable contra el régimen iraní


“Actuar como un país normal o ver la economía desmoronarse”.

Este es el ultimátum de Washington a Teherán tras la reintroducción de la totalidad de las sanciones estadounidenses contra Irán. La Casa Blanca considera que la República Islámica es “culpable” de poner en práctica su programa nuclear en los últimos años.

La producción de petróleo y el Banco Central iraní son los grandes objetivos de unas sanciones que afectan a sectores muy diversos.

Transporte y energía, transferencias, y medio centenar de bancos y sus filiales. Además 200 personas y embarcaciones sin olvidar la aerolínea de bandera Iran Air.

Sólo China, Grecia, India, Italia, Turquía, Corea del Sur, Taiwán y Japón podrán seguir comprando crudo iraní.

“El régimen iraní puede elegir. O da un giro de 180º en su carrera contra la ley y actúa como un país normal o puede ver cómo su economía se desmorona. Desde que la administración Trump tomó posesión, ha habido 19 rondas de sanciones a 168 entidades iraníes”, ha explicado el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo.

Unas sanciones que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha celebrado calificando esta jornada “como un día histórico”.

La presión estadounidense va mucho más allá de las sanciones económicas. Su objetivo es estrangular al régimen iraní y dinamitar su influencia en la región, especialmente en Siria, Yemen o el Líbano.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: