Trump dice ahora que ha reanudado el diálogo con Corea del Norte y que la reunión con Kim podría celebrarse

La relación entre Estados Unidos y Corea del Norte ha dado un nuevo vuelco este viernes y, lo que hace apenas unas horas estaba roto, parece estar recomponiéndose: el presidente estadounidense, Donald Trump, que este jueves notificó la cancelación de la cumbre pactada en junio con el líder norcoreano, Kim Jong-un, asegura ahora que ambos países han retomado el diálogo y que el encuentro, tal como estaba previsto, “podría ser incluso el día 12 [de junio]”.

El cambio de postura se debe, según ha explicado el mandatario estadounidense, a la disposición a dialogar mostrada por Corea del Norte en el comunicado emitido a primera hora del jueves por su viceministro de Exteriores, Kim Kye-gwan: “Expresamos nuestra disposición a sentarnos cara a cara con EE.UU. y resolver asuntos en cualquier momento y de cualquier manera”, reza la nota difundida por la agencia estatal KCNA.

“Estamos hablando con ellos ahora. Fue un comunicado muy amable el que sacaron“

Así, en una declaración a la prensa antes de abordar el helicóptero presidencial en la Casa Blanca, Trump ha confirmado que Washington ha retomado los contactos con Pyongyang, tras varios intentos fallidos de entablar conversaciones para preparar la cumbre en Singapur: “Estamos hablando con ellos ahora. Fue un comunicado muy amable el que sacaron. Veremos lo que ocurre”, ha indicado.

Trump, pese a su cautela, ha subrayado que la fecha prevista para su encuentro con Kim se mantiene: “Podría ser incluso el día 12 [de junio]. Tienen mucho interés en hacerla, nos gustaría hacerla. Veremos qué pasa”, ha reiterado.

El presidente, que parece dar por bueno este tira y afloja -“todo el mundo juega, lo sabéis mejor que nadie”, ha comentado a los periodistas- con tal de lograr avances, ya había alabado en su cuenta de Twitter el “cálido y productivo” comunicado norcoreano: “Pronto veremos adónde lleva, esperemos que a una larga y duradera prosperidad y paz”, señalaba en su mensaje.

El cambio de tono ha sido drástico, después de que este jueves Trump hablará de la “hostilidad” norcoreana para justificar la cancelación de la cumbre e incluso mencionara la capacidad nuclear estadounidense, en un retorno a la retórica beligerante de hace pocos meses.

La Casa Blanca, además, señaló los insultos norcoreanos contra su vicepresidente, Mike Pence, aunque el motivo de fondo del órdago estadounidense parece ser la falta de respuesta norcoreana a sus acercamientos para preparar la cumbre: el equipo norcoreano había “dejado plantada” a una delegación norteamericana en una reunión preparatoria y desde Pyongyang no habían respondido a nuevos intentos de contacto.

“Si nuestros diplomáticos la pueden poner en marcha, [la cumbre] incluso se puede retomar“

Ahora, el hilo se ha recompuesto, tal como ha confirmado el secretario de Defensa, James Mattis, en unas declaraciones en el Pentágono: “Tenemos algunas posiblemente buenas noticias sobre la cumbre de Corea. Si nuestros diplomáticos la pueden poner en marcha, incluso se puede retomar”, ha remarcado.

Mattis ha detallado que, en estos momentos, los representantes de ambos países se encuentran en un “habitual toma y daca” previo a este tipo de encuentros con el objetivo de “organizar la cumbre”.

Si finalmente se celebra, el encuentro entre Trump y Kim sería un hito histórico, a saber, la primera reunión entre el presidente estadounidense en ejercicio y el líder de la dictadura comunista, con el horizonte de una desnuclearización que permita reducir la tensión en la dividida península coreana.

Síguenos y dale al me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Siguenos

A %d blogueros les gusta esto: