Torra aparcará el referéndum a cambio de 6.000 millones (La Razón)

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés, se ha afanado en hacer los deberes. Tras la reunión entre el presidente Sánchez y el máximo responsable de la Generalitat, Quim Torra, Aragonés emprende hoy una agenda maratoniana. Primero en Moncloa con la vicepresidenta Carmen Calvo. Después sendos encuentros con la ministra de Economía, Nadia Calviño, y con la de Hacienda, María Jesús Montero. Debajo del brazo, un sinfín de carpetas con temas que el Gobierno catalán considera prioritarios y, curiosamente, no figura ningún planteamiento sobre autodeterminación ni referéndum. Todos los temas tienen su punto de referencia en temas concretos. Desde Moncloa se enmarca el encuentro en «la normalización de las relaciones Estado-Generalitat», pero se encargan de puntualizar que estas reuniones son sólo una toma de contacto porque «el diálogo entre ambas instituciones tendrá lugar en las comisiones bilaterales». De hecho, con la vicepresidenta no hay una agenda concreta y tras la reunión se emitirá una nota informativa, pero no está previsto que Calvo comparezca ante los medios. Desde la Generalitat, Aragonés viene con los deberes hechos y con sus demandas. El vicepresidente de ERC quiere marcar su propio paso en las relaciones con el Estado y quiere aprovechar su primera visita para lograr este objetivo, aunque es consciente que no va a conseguir ningún éxito de forma inmediata. 800 millones de euros pendientes por la ampliación de plantillas de los Mossos d’Esquadra desde 2010. Este tema no cuajó en la pasada legislatura porque se complicaron las negociaciones por la posición de la Generalitat que culminó con los sucesos de septiembre y octubre del pasado año. 750 millones de euros correspondientes a la aplicación de la disposición adicional tercera en 2008; 3000 millones de 2009 a 2015 por este mismo motivo y 1460 que el gobierno catalán reivindica como pendientes por la aplicación de la Ley de Dependencia. En total 6000 millones que «son materia de negociación pero en ningún caso son cifras cerradas», apuntan desde la Generalitat.

Aragonés también quiere tratar la retirada de los recursos a las leyes aprobadas por el Parlament –Calvo lo remitirá a la comisión mixta– y con Calviño y Montero planteará asuntos sobre los mecanismos de control financiero, mejora de recursos de la Generalitat, déficit y política tributaria, y sobre todo reclamará el aumento del techo de gasto. El Gobierno de Sánchez está dispuesto a tratar estos temas pero siempre en la Comisión Bilateral, de la que todavía no ha realizado los nombramientos. La Generalitat sí. Está presidida por Ernest Maragall y forman parte la consellera de Presidencia, Elsa Artadi, el delegado de la Generalitat en Madrid, Ferràn Mascarell, el vicepresidente Pere Aragonés, y la responsable de servicios exteriores, Mercè Salvat. La comisión de transferencias está presidida por Aragonés, Infraestructuras por Damià Calvet, conseller de Territorio, y el propio Aragonés llevará las riendas de Asuntos Económicos y Fiscales. Todo indica que el Consejo de Ministros de este viernes procederá a los nombramientos de la delegación del Estado. Hasta ahora el peso de la negociación ha recaído en la ministra de Administraciones Públicas, Meritxell Batet, que presidirá la Comisión Bilateral. La incógnita es saber qué ministros también se incorporarán a la comisión, dónde se da por seguro la presencia de la Delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera.

Síguenos y dale al me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Siguenos

A %d blogueros les gusta esto: