Miles de personas salen a la calle en Avilés al grito de “Alcoa no se cierra”

Miles de personas han salido hoy a la calle para “parar los pies a Alcoa” y exigirle que dé marcha atrás en su decisión de cerrar las fábricas de Avilés y La Coruña y de aplicar un expediente de regulación de empleo (ERE) que llevaría al paro a los 686 trabajadores que conforman ambas plantillas.

La manifestación, teñida de camisetas de color amarillo, ha contado con una amplia representación de los principales partidos políticos y sindicatos, que marchan detrás de unas pancartas bajo el lema “Alcoa no se cierra”.

Los manifestantes han reivindicado la industria como una de las señas de identidad de Asturias y han pedido que se den los pasos claros para solucionar todas las cuestiones que lastran el futuro de la actividad empresarial, especialmente lo relacionado con el coste de la energía.

El secretario general de UGT de Asturias, Javier Fernández Lanero, ha pedido “respeto y dignidad” para la plantilla de la fábrica de aluminio, a través de una negociación en la que, si la empresa no se quiere quedar con la fábrica, “la venda de una vez y lo haga bien”.

Su homólogo en CCOO, José Manuel Zapico, ha calificado el día de histórico por el clamor popular de pedirle a la empresa que retroceda en su decisión de cerrar y lanzar el mensaje al Gobierno de que no lo puede permitir porque el aluminio es un sector estratégico y se tiene que producir en España.

Juan José Estrada, de USO, ha recalcado que “cada vez tenemos más claro lo que queremos y esta manifestación es la visualización de que Alcoa no se cierra”.

El presidente del comité de empresa de Alcoa en Avilés, José Manuel Gómez de la Uz, ha indicado que esto es una lucha por los trabajadores que dependen de Alcoa y “hay que romper Avilés”.

Entre los políticos ha estado el secretario general de la Federación Socialista Asturiana (FSA_PSOE), Adrián Barbón, que ha subrayado que hoy es un día fundamental para Asturias, no solamente para la comarca de Avilés, y se ha mostrado partidario de que se trabaje en el frente institucional, “que se está haciendo con unidad”, y luego la vertiente social en la movilización.

La eurodiputada y secretaria general de Podemos Avilés, Tania González, ha dicho que esta movilización es una muestra de que Alcoa no se puede ir dejando a tantas personas en la calle “y a una comunidad entera en la estacada”, y por ello ha propuesto que, en caso de que llegue el momento, que el Gobierno intervenga en un sector que es estratégico.

El portavoz del IU en el Parlamento asturiano, Gaspar Llamazares, ha declarado que esta “macromanifestación” va a dar una voz potente y clara de que Alcoa no se cierra y el trabajo se mantiene, a la vez que se envía un mandato al Gobierno para que haga presión en esa línea.

La manifestación, en la que también han participado familias enteras con niños, ha concluido con una gran concentración en la plaza de España en la que se ha leído un manifiesto en el que se decía que “toca pararle los pies a Alcoa”.

El manifiesto subraya que Alcoa, y la industria en general, no es propiedad solamente de quienes tienen en la actualidad la mayoría en sus consejos de administración.

“Es un poco de todos y cada uno de los que estamos hoy aquí reivindicando que no pueden arrebatarnos lo que hemos creado con el fruto de nuestro esfuerzo colectivo y, además, quieren hacerlo sin contemplar ninguna otra alternativa, sin ninguna posibilidad que no sea aumentar su negocio a costa de desertizar esta comarca y esta región”.

El escrito exige una política industrial clara y definida, no solo para la situación que en estos momentos atraviesa Alcoa, sino para el conjunto de la actividad industrial en España.

Soluciones que deben ir acompañadas de compromisos ciertos por las compañías que tienen asentada su base en la región para garantizar su modernidad, competitividad y, por tanto, el empleo.

Pide a la multinacional que retire, de forma inmediata, sus planes de cierre para Avilés y A Coruña y empezar a buscar alternativas de futuro para las dos plantas, conjuntamente con las administraciones y las organizaciones sindicales.

En caso de no estar interesada en que sea mediante su presencia, “que se haga a un lado para que sea en manos de otros, pero que no pretenda aplastar a 1.000 familias bajo el peso de su despótica decisión”.

“La gente de Alcoa sabía fabricar aluminio de máxima calidad a nivel mundial antes de Alcoa, con Alcoa, y sabrá hacerlo después de Alcoa”.

Síguenos y dale al me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Siguenos