Los informes de Netanyahu sobre Irán suscitan dudas

Mientras el tema nuclear iraní acapara la atención de la agenda internacional, Pierre Conesa, experto en relaciones estratégicas, duda de las pruebas presentadas el lunes por el primer ministro israelí sobre la existencia de un posible programa nuclear secreto en Irán.

“Benjamin Netanyahu no es la persona a la que yo concedería más confianza en su toma de posiciones en el panorama internacional. En 1988 ya acusaba a Irán de preparar la bomba atómica y anunciaba que estaría dispuesta en seis meses. No podemos decir que su previsión, entonces, fue muy realista. La pregunta es: saber si se trata de nuevas informaciones o si se trata, simplemente, de archivos antiguos”, afirma Conesa.

El acuerdo nuclear iraní, destinado a disminuir drásticamente el enriquecimiento de uranio por parte de Irán y a evitar que este país adquiera armas nucleares, fue negociado en 2015.

“Existía un programa nuclear, es obvio. Por eso se negoció con dificultad el acuerdo y se cerró. Llegó a la única conclusión que me parecía lógica que es la de reconocer a Irán como una nación que dispone de la tecnología y la capacidad de desarrollar armas nucleares sin que acceda a ello y lo lleve a cabo”, declara el especialista francés.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha afirmado recientemente que el sistema balístico iraní plantea un problema para la seguridad en Oriente Medio.

“Me sorprendieron mucho las palabras de Macron y Trump por decir que Irán es la potencia desestabilizadora de Oriente Medio cuando se produjeron 240 muertos y 900 heridos en las calles de París por salafistas que no tienen nada que ver con Irán pero sí con Arabia Saudí. Creo que el presidente Macron hizo algunas concesiones en su conferencia de prensa”, añade Pierre Conesa.

La inquietud es muy alta en la esfera internacional ante la posibilidad de que el gobierno de Estados Unidos, finalmente, abandone el acuerdo de 2015.

“La primera reacción, probablemente, será que los iraníes retomarán su programa nuclear y los políticos europeos estarán obligados a tratar de apagar el incendio. Hemos visto que Trump, después de la visita de Macron, no ha cambiado de opinión sobre temas cruciales como el de Irán o el acuerdo de París sobre el Cambio Climático, entre otros”, concluye Conesa.

Síguenos y dale al me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Siguenos