Los expertos, a Pedro Sánchez: en abril o hay Presupuestos o elecciones (El Mundo)

El Gobierno tiene plazo aún, al menos hasta el mes de abril, para remitir a las Cortes un proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2019. Si no lo hace, Sánchez deberá convocar elecciones. El Ejecutivo no puede zafarse de su “deber” constitucional, establecido en el artículo 134 de la Carta Magna, de presentar a las Cámaras las Cuentas del Estado aun cuando corra el riesgo, e incluso tenga la seguridad, de que las mismas van a ser rechazadas. Si renuncia a elaborar el proyecto y enviarlo al poder Legislativo en esta fecha in extremis, la salida que se impone es la llamada a las urnas.La “anualidad” es uno de los principios constitucionales de carácter político que afectan a los Presupuestos. Los letrados de las Cortes afirman que dicho principio “obliga a la aprobación de una nueva Ley de Presupuestos Generales del Estado en cada ejercicio”.El artículo 134 de la Constitución establece que “corresponde al Gobierno la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado y a las Cortes Generales, su examen, enmienda y aprobación”. Especifica que los mismos tienen carácter “anual” y señala el “deber” del Ejecutivo de presentarlos ante el Congreso “al menos tres meses antes de que expiren los del año anterior”, esto es, a primeros de octubre. A continuación, la Constitución aclara que si la ley de Presupuestos no se aprueba antes del primer día del ejercicio económico correspondiente, es decir, el 1 de enero, se considerarán prorrogados los Presupuestos del año anterior “hasta la aprobación de los nuevos”.La prórroga presupuestaria actúa de forma automática si el Gobierno no ha presentado el Presupuesto en tiempo y forma para que sea aprobado por las Cámaras antes del 1 de enero del ejercicio al que se refiere. En ese caso, se mantienen en vigor las cuentas del año anterior hasta que el Ejecutivo elabore y someta al voto de Congreso y Senado las correspondientes al ejercicio ya en curso. Pero si éstas no han sido remitidas al Parlamento a primeros de abril, con vistas a ser aprobadas a finales de junio, se entenderá la imposibilidad definitiva del Gobierno de sacar adelante, incluso con retraso, la ley más importante del año, la que define su proyecto político y su capacidad para ejercer el poder, y se vería abocado a convocar elecciones. El límite de abril para presentar el proyecto y el de finales de junio para que sea aprobado, tiene su razón de ser en que una vez sobrepasado, el Gobierno entraría en plazo de elaboración de las cuentas del ejercicio siguiente, con la aprobación previa de la senda de estabilidad conocida como techo de gasto. De esta forma, resulta congruente que en el seno del Gobierno, en la perspectiva de no conseguir apoyos suficientes para su proyecto de Presupuestos de 2019, se empiece a sopesar la posibilidad de convocar a las urnas coincidiendo con los comicios municipales y autonómicos del 26 de mayo. Y también explica la razón por la cual Pedro Sánchez recordó al líder de la oposición, Pablo Casado, en la pasada sesión de control al Gobierno, que “todavía” tiene tiempo para presentar unas cuentas del Estado propias, tal y como hizo el Ejecutivo de Rajoy, apurando al máximo el calendario, el pasado mes de abril.Los constitucionalistas consultados apuntan mayoritariamente que existe obligación de presentar un proyecto de Cuentas del Estado para cada año. Por ello, aunque la Carta Magna contempla la posibilidad de prórroga del Presupuesto del ejercicio anterior, para evitar que se paralice la actividad estatal, insiste en que ésta es válida “hasta” que se dé luz verde al correspondiente al año en curso. En definitiva, la prórroga, según los expertos consultados, implica prolongar las cuentas del año vencido para ganar tiempo pero no puede suponer la sustitución sin más de las que deben presentarse para el curso en marcha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.