La Mesa del Congreso tumba la tramitación de la enmienda socialista para eludir el veto del Senado


La Mesa del Congreso que preside la popular Ana Pastor ha rechazado este lunes la tramitación de la enmienda socialista con la que el Gobierno pretende anular el veto irrevocable del Senado al techo de gasto a través de una una ley de medidas contra la violencia machista.

Este organismo analizaba los recursos presentados por PP y Cs contra la admisión a trámite de la misma en la Comisión de Justicia porque consideran que este atajo legal del Ejecutivo es un “fraude de ley”. Precisamente, ambas formaciones tienen una mayoría en la Mesa del Congreso de cinco diputados frente a los cuatro de PSOE y Podemos.

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, había garantizado en declaraciones a los periodistas antes de entrar a la reunión que la Mesa de la Cámara Baja es un órgano “constitucional” e “independiente” y que no admitiría “presiones” en sus decisiones .

Fuentes del PSOE habían apuntado en los últimos días que se planteaban incluso pedir la reprobación de Pastor, una iniciativa parlamentaria que la diputada socialista y vicepresidenta segunda del Congreso, Micaela Navarro, ha reconocido que “no es posible”.

De hecho, la reprobación es un instrumento que ni siquiera está contemplado en el Reglamento, aunque en los usos y costumbres parlamentarias siempre se ha utilizado contra los miembros del Gobierno, no contra los representantes de otras instituciones o contra diputados concretos.
PP y Cs definen la enmienda como “fraude de ley”

En el escrito de amparo del PP que este lunes ha analizado la Mesa, los populares denuncian que el método escogido por el PSOE para introducir la reforma de la Ley de Estabilidad -a través de una enmienda a una ley que no guarda relación con la materia- supone un “fraude” al procedimiento legislativo ordinario.

“Un fraude a la institución del Congreso de los Diputados que debe ser conveniente repelido por su máxima institución, es decir, la Mesa del Congreso para preservar el principio de seguridad jurídica y la doctrina constitucional”, remarca el PP.

Por su parte, Ciudadanos reclamaba a la Mesa que paralizase la tramitación de esa reforma hasta que no haya quedado resuelta su reclamación y que por lo tanto impida la designación de los ponentes que debatirán la enmienda.

Antes incluso de que la Mesa analice hoy esos recursos y acabe pidiendo muy probablemente un informe jurídico a los letrados, el Gobierno ya ha advertido de que el órgano que preside Ana Pastor no puede revisar los acuerdos de la Comisión de Justicia, algo con lo que no están de acuerdo ni PP ni Cs.