La Francia amarilla pide la dimisión de Macron

Los chalecos amarillos piden la dimisión de Emmanuel Macron. Macron busca ahora sin éxito una salida a la peor crisis de su presidencia, mientras este movimiento sin líderes ni estructuras y que refleja el descontento en Francia se radicaliza día a día.

“Hay gente que vive en la calle. Hay miseria por todas partes. Además el coste de la vida… todo es muy caro … los jubilados lo pasan mal y es muy difícil para todo el mundo”, dice un francés solidario con las protestas de los ‘chalecos amarillos’.

Anne-Lise Borges: Pero ¿por qué contra Macron? ¿Es él el único responsable?

Porque Macron es un capullo. Sí, es un capullo. Por eso estamos aquí.

Otro manifestante se indigna: “Cuando vemos que algunos políticos se permiten el privilegio de pagar trajes que cuestan 45.000 € cuando eso equivale al sueldo anual de 3 personas. Tenemos derecho a rebelarnos. Nos están quitando todo. Al fin de mes no nos queda nada y todavía intentan robarnos. Eso duele.”

La fiebre amarilla se propaga por Francia a diversos sectores. Las ambulancias han tomado el lunes las calles de París y un centenar de institutos están bloqueados.

“Protestamos por el elevado coste de la vida. Estamos asfixiados de impuestos. Y estamos hartos de la injusticia social. Esto no puede seguir así.”

412 detenidos y 263 heridos, de los cuales 133 en París, es el balance del tercer sábado de protestas.

El 72% de los franceses se muestra favorable al movimiento, incluso después de las inusuales imágenes de violencia registradas el sábado en la capital francesa.

A pesar del caos del pasado fin de semana en París, siete de cada diez franceses apoya a los “chalecos amarillos.

El primer ministro francés, Édouard Philippe, ha iniciado una ronda de reuniones para buscar una salida a la crisis. Parte de la oposición más radical pide disolver la Asamblea Nacional y elecciones legislativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.