El gobierno británico señala a Rusia como responsable del nuevo ‘caso Skripal’

Avanzan, despacio pero seguras, las pesquisas en torno a la misteriosa intoxicación con el agente nervioso Novichok de Dawn Sturgess y Charles Rowley en Amesbury, localidad muy cercana a Salisbury, donde fueron envenenados con esta misma sustancia el exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia el pasado 4 de marzo.

El gobierno británico descarta de momento que ambos casos estén directamente relacionados, pero sí que señala a un mismo potencial culpable de lo sucedido: Rusia.

“Los ojos del mundo miran actualmente a Rusia, sobre todo debido al Mundial de Fútbol”, decía en la Cámara de los Comunes el ministro de Interior Sajid Javid. “Es el momento adecuado para que el gobierno ruso dé la cara y explique exactamente lo que ha sucedido”. Para Javid, “es completamente inaceptable que nuestra gente sea un objetivo deliberado o accidental o que nuestras calles, nuestros parques y nuestras ciudades sean vertederos de veneno”.

Las autoridades han descartado ya la teoría de algunos medios de que todo se deba a unas defectuosas labores de limpieza en Salisbury, alegando que Sturgess y Rowley, de 44 y 45 años respectivamente, no estuvieron en ninguna de las zonas por las que se movieron los Skripal.

Nuestro corresponsal en Amesbury, Vincent McAviney, nos recuerda que la casa en la que enfermó este sábado la pareja ya ha sido acordonada or las autoridades mientras se lleva a cabo la investigación. “La policía ha estado siguiendo los movimientos de la pareja, y han cerrado varios lugares como una farmacia, un centro baptista y un parque en Salisbury”.

“A la gente del lugar ya se le ha anunciado la presencia de más agentes de policía, algunos de ellos con trajes especiales con los que peinarán la zona. También están, por supuesto, los medios de comunicación de todo mundo, invadiendo esta por lo general tranquila zona de Inglaterra”, nos recuerda McAviney. “Algunos ciudadanos con los que hemos hablado se muestran preocupados pero sobre todo muy enfadados. Y es que las autoridades les habían asegurado que el esfuerzo y la inversión de varios millones de libras para descontaminar la zona había sido todo un éxito y que tras el caso Skripal nadie corría ya ningún riesgo”.

Síguenos y dale al me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Siguenos

A %d blogueros les gusta esto: