EL DURO PULSO ENTRE LOS JORDANOS Y EL FMI

Los sindicatos jordanos mantienen la presión con la huelga general convocada para este miércoles contra el proyecto de reforma tributaria, a pesar del intento del rey Abdalá II para atajar el descontento de la población, patente en las mayores protestas vividas en años.

Hace unos meses el Gobierno introdujo un impuesto indirecto sobre los bienes de consumo y suspendió subsidios a productos básicos como el pan.

Eyad Mkheimar tiene una tienda de comestibles. Culpa al ejecutivo de que las estanterías comienzan a vaciarse y de que él no podrá reponer pronto el género. La política de subida de precios no le permite hacer frente a tanto gasto, asegura.

EYAD MJEIMAR, TENDERO:

“El Gobierno y sus políticas fallidas siguen aumentando los precios sin análisis efectivos sobre el tema. Lo único que les preocupa es disminuir la deuda o el presupuesto. ¿Cuánto tiempo podrán soportarlo los ciudadanos? Soy el propietario de esta tienda desde hace diez años, y en un par de meses estaré sentado en mi casa”.

Los planes del ejecutivo jordano de subir los impuestos forman parte de las reformas exigidas por el Fondo Monetario Internacional para disminuir la deuda de 37.000l millones de dólares que arrastra el país.

Las medidas propuestas:

– Podrían incrementar el porcentaje de ciudadanos que pagan impuestos del cinco al diez por ciento

– Bajarían el umbral de ingresos a gravar. Para las familias, pasaría de 34mil dólares a 22.500 y para los individuos, de 17mil a 11.200.

– Eliminarían también desgravaciones y exenciones adicionales.

Los manifestantes, mayormente estudiantes, recién licenciados y jóvenes trabajadores, se quejan de no poder pagar sus facturas ni construirse un futuro en la aletargada economía jordana.

El producto interior bruto creció un dos por ciento el año pasado. El desempleo en el primer trimestre de 2018 superó el 18% y la inflación el pasado abril fue del 4,6 por ciento.

Las autoridades jordanas y el FMI acordaron en 2016 un plan de tres años.

El Gobierno se ha defendido desde entonces asegurando que las reformas reducirían las desigualdes sociales imponiendo una mayor carga en las rentas más altas.

En el origen del anterior levantamiento social, en 2012, también estaba el FMI, y su exigencia de aumentar el precio de la gasolina.

Síguenos y dale al me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Siguenos

A %d blogueros les gusta esto: