El conseller Puig ordenó espiar el domicilio de la líder del PP con un coche de la TV de Godó y Roures

El ex conseller de Interior Felip Puig ordenó espiar a la líder del PP catalán Alicia Sánchez Camacho en su propia casa. Los seguimientos se realizaron desde un furgón de Flaix TV (una televisión local participada por el Grupo Godó), que permaneció estacionado durante meses ante el domicilio de Sánchez Camacho en Barcelona.

Así se desprende de uno de los documentos que los Mossos d’Esquadra intentaron destruir en la incineradora de San Adriá de Besós (Barcelona) el pasado el 26 de octubre, pocas horas antes de que Puigdemont declarara la independencia y el Gobierno interviniera la Generalitat aplicando el artículo 155 de la Constitución.
Tras evitar la destrucción de estos documentos mediante una orden judicial, la Policía Nacional halló entre el material que transportaban los Mossos “una nota informativa fechada el 12-10-2012 sobre el plan independentista de CDC, que hace alusión a diferentes personalidades políticas y posibles corrupciones”.
La nota atribuye al entonces conseller de Interior Felip Puig la decisión de “colocar desde hace varios meses en una plaza de parking, enfrente de la casa de la Presidenta del PPC una furgoneta de Flaix TV del Grupo Godó” para seguir sus movimientos. El documento menciona específicamente la dirección en la que residía Alicia Sánchez Camacho en la Ciudad Condal.
Òmnium también era socio de Flaix TV

Flaix TV es una televisión local que inició sus emisiones en abril de 2001, impulsada por una de las estrellas de TV3, el periodista Miquel Calzada (conocido como Mikimoto), y por Tatxo Benet, el socio del millonario Jaume Roures en Mediapro. Desde el primer momento, el proyecto salió adelante con la colaboración de Òmnium Cultural, cuyo presidente Jordi Cuixart hoy cumple prisión preventiva en Soto del Real, imputado por los delitos de rebelión y sedición.
Entre 2011 y 2016, el Grupo Flaix (que también contaba con varias emisoras de radio) recibió 2,7 millones de euros en publicidad institucional de la Generalitat. Su fundador, Miquel Calzada, fue nombrado por el presidente Artur Mas comisario de los actos de celebración del tricentenario de 1714, se cambió el apellido por “Calçada” y finalmente fue candidato por Junts pel Sí en las elecciones autonómicas de 2015. Apenas unos meses después, Miquel Calzada fue imputado por presunto fraude fiscal.
Flaix TV experimentó su principal impulso en 2004, tras alcanzar un acuerdo con el Grupo Godó (propietario de La Vanguardia, la radio independentista RAC1 y el canal 8TV). Un año más tarde, en 2005, Vocento entró en el accionariado del Grupo Flaix.

La nota intervenida por la Policía Nacional a los Mossos explica que el espionaje a Sánchez Camacho se realizó desde una furgoneta de Flaix TV estacionada durante meses en una plaza de parking cedida por el Ayuntamiento de Barcelona a este canal de televisión. “Como quiera que el rótulo [de la furgoneta] tenga señaladas labores de comunicación, no se oculta toda una parafernalia de antenas en el techo“, dice significativamente la nota.
Espiaron a la Policía en el 1-O

Todo indica que, para llevar a cabo esta operación, los Mossos tunearon con rótulos de Flaix TV la furgoneta de la UCRO (Unidad Central de Respuesta Operativa) equipada para realizar escuchas y pinchar teléfonos móviles. Así, no llamaría a nadie la atención toda la “parafernalia de antenas” ubicada en el techo del vehículo. Como ha informado OKDIARIO, esta furgoneta está ahora desaparecida.
Como ha informado OKDIARIO, entre los documentos que los Mossos intentaron destruir el pasado 26 de octubre también había un informe sobre la fortuna que la familia del ex presidente Jordi Pujol ocultó en Andorra durante más décadas.
Los documentos intervenidos por la Policía acreditan además que el mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, dio instrucciones a sus agentes para que informaran de todos los movimientos de la Policía Nacional y la Guardia Civil, para obstruir su labor, en las horas previas a la celebración del referéndum ilegal del 1-O.
La víspera del referéndum ilegal, el Centro de Coordinación (CECOR) de los Mossos transmitió el siguiente mensaje a todas las unidades: “Petición: se transmite a todo el territorio que CECOR solicita que en caso de localizar vehículos y efectivos de CNP y GC efectuando movimientos, se informe a través del chat“. Es decir, los agentes debían informar a través de un canal alternativo, para evitar dejar rastro.
Horas después, se transmitió el siguiente aviso por la misma vía: “Parece ser que del barco Piolín están saliendo todas las furgos de CNP y GC”. Y a continuación, el Centro de Coordinación de los Mossos comunicó “a todas las unidades”: “Solicitamos vía chat de grupos que informen si detectan posición de efectivos de la Policía española“. Por estos hechos, Josep Lluís Trapero permanece imputado ante la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, por los delitos de rebelión y sedición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.