EE.UU. y México cierran un acuerdo de libre comercio.

Estados Unidos y México han cerrado este lunes un acuerdo comercial bilateral que sustituiría al actual Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), según ha resaltado el presidente estadounidense, Donald Trump, si bien el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, ha asegurado que aspiran a incorporar a Canadá a las negociaciones para cerrar un pacto trilateral para mantener el actual área de libre comercio entre los tres países.

Ambos mandatarios han anunciado de forma simultánea este lunes el nuevo acuerdo, que valida la estrategia de Trump de llevar la negociación al ámbito bilateral ante los escasos avances logrados en más de un año de conversaciones a tres: al cerrar un pacto con México, traslada la presión al Gobierno canadiense, hasta ahora reticente a renegociar el acuerdo en vigor. Sin embargo, ahora se verá obligado a incorporarse al nuevo tratado o correrá el riesgo de quedarse al margen de un área de libre comercio que, en la actualidad, mueve en torno a un billón de dólares en intercambios comerciales.

Por eso Trump, que ha resaltado que se trata de “un muy buen acuerdo para ambos países”, ha subrayado en su anuncio el carácter bilateral del mismo e incluso ha apelado a denominarlo “el Acuerdo Comercial Estados Unidos-México, deshagámonos del nombre de NAFTA”, las siglas en inglés del TLCAN.

La renegociación del TLCAN, que rige los intercambios comerciales entre los tres países desde 1994 -en torno a un billón de dólares anuales-, es una de las principales promesas económicas de Trump, quien en repetidas ocasiones lo ha tildado de “desastre” y lo ha señalado como responsable de la pérdida de puestos de trabajo en el sector industrial de Estados Unidos.

Al llegar a la Casa Blanca, Trump amenazó con abandonar el tratado si México y Canadá no se avenían a revisar sus términos, por lo que en agosto del año pasado se iniciaron las negociaciones. Sin embargo, los avances de las conversaciones a tres han sido escasos en estos doce meses, por lo que el presidente estadounidense ha optado por llevar la negociación al ámbito bilateral.

El Gobierno de México, por su parte, ha acelerado las conversaciones para intentar cerrar el pacto antes de que acabe agosto, lo que permitiría que el actual presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, pueda firmarlo antes de dejar el poder, el próximo 1 de diciembre, en manos del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

De este modo, el acuerdo cerrado este lunes presiona a Canadá, que hasta ahora se había apoyado en las reticencias mexicanas a revisar el tratado y había defendido que cualquier modificación debía pactarse entre los tres países, y empuja a Ottawa a volver a la mesa de negociaciones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: