EE.UU. aplica una subida del 10% al 25% a importaciones de China, que amenaza con “contramedidas”

Estados Unidos ha cumplido su amenaza y este viernes ha subido del 10% actual al 25% los aranceles a importaciones chinas valoradas en 200.000 millones de dólares, una medida que enturbia las negociaciones con Pekín para contener la guerra comercial entre las dos mayores economías mundiales. El gigante asiático promete responder con “contramedidas”.

A las 00:01 del viernes en la costa este de EE.UU. (4:01 GMT) entró en vigor el aumento en los aranceles a más de 5.000 productos chinos que anunció el pasado domingo el presidente estadounidense, Donald Trump, y que China había tratado de impedir durante unas negociaciones a contrarreloj en Washington.

Fuentes de la Casa Blanca habían confirmado poco antes de la medianoche que los aranceles entrarían en vigor según estaba previsto.

La cena de trabajo que mantuvo este jueves el jefe negociador de China, el viceprimer ministro Liu He, con el encargado de comercio exterior de EE.UU., Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, no cambió los planes de Washington.

Liu volverá a reunirse este viernes con los negociadores estadounidenses, en un intento de lograr un pacto que permita retirar, rebajar o contener el impacto de los aranceles.
Malestar en Pekín

China ha lamentado “profundamente” la decisión de Estados Unidos y ha anunciado que tendrá que adoptar “las contramedidas necesarias”.

En un comunicado emitido apenas minutos después del anuncio estadounidense, el Ministerio de Comercio chino señala que las conversaciones comerciales con Washington “están en desarrollo” y espera que ambas partes “trabajen juntas para resolver los problemas existentes por medio de la cooperación y el diálogo”.

La nota del departamento de Comercio no dice nada más, aunque el jueves su portavoz, Gao Feng, ya había anunciado que China tenía “la determinación y la capacidad para defender sus intereses” y advertido de que tomaría las medidas necesarias en caso de que la subida de aranceles se concretase.

“Una escalada en las fricciones comerciales no beneficia ni a los dos países ni al mundo”, recalcó la vispera ese ministerio en un comunicado.
Trump rompe la tregua

El pasado domingo, Trump rompió una tregua de más de seis meses en la guerra comercial al anunciar que subiría al 25% los aranceles que impuso el año pasado a productos chinos valorados en 200.000 millones de dólares.

El mandatario estadounidense retomaba así su plan original de aumentar la carga de los aranceles contra esos productos chinos, que decidió congelar el pasado diciembre para abrir una negociación con China que aún sigue activa.

El anuncio del domingo revolucionó los mercados y aumentó la incertidumbre sobre las conversaciones entre las dos potencias, que hasta hace una semana parecían acercarse a la firma de un acuerdo comercial.

Los aranceles incrementados este viernes afectan a más de un tercio de las exportaciones chinas anuales a EE.UU., entre ellos productos como cereales, textiles, material de construcción, productos químicos y combustibles.

Trump amenazó este jueves, además, con imponer aranceles también del 25% a otros 325.000 millones de dólares en importaciones de China, lo que cubriría el valor total de los bienes chinos importados anualmente por Estados Unidos.

China amenazó ese mismo día con “represalias” si Washington seguía finalmente adelante con la subida de aranceles.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: