Comienza la guerra comercial entre EEUU y China

Estados Unidos y China, las dos principales economías del mundo, han impuesto aranceles millonarios entre ambos países, uno de los primeros movimientos de lo que podría convertirse una guerra comercial a escala global.

Tras unos cuantos meses de amenazas, Estados Unidos ha impuesto aranceles por valor de 29 mil millones de euros a las importaciones chinas. China ha respondido con tarifas equivalentes.

Anteriormente, la administración de Donald Trump había amenazado con aumentar el alcance de esos impuestos a 385 mil millones de euros si China tomaba represalias.

Estados Unidos grava una amplia gama de productos chinos, incluidos, por ejemplo, chips semiconductores que se usan en televisores, ordenadores y teléfonos móviles. Estos productos chinos ahora serán un 25% más caros para los consumidores estadounidenses.

En represalia, China grava los productos agrícolas, como la soja, apuntando a los agricultores estadounidenses, quienes respaldaron abrumadoramente a Trump en las elecciones de 2016. También los fabricantes de automóviles con líneas de producción en los Estados Unidos se verán afectados. Sus productos en China serán más caros.

Otros países podrían sufrir daños colaterales en la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Por ejemplo, los fabricantes de automóviles alemanes Daimler y BMW que fabrican vehículos en Estados Unidos y los exportan a China.

Los expertos creen que “si se desata una guerra comercial global total , si la UE se ve involucrada y vemos un montón de ojo por ojo, los chinos han concluido que se podría reducir el comercio mundial en un 70%”.

La Organización Mundial del Comercio advierte que las crecientes tensiones comerciales amenazan con descarrilar el crecimiento económico mundial.

Síguenos y dale al me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Siguenos

A %d blogueros les gusta esto: