Cierre de mercados: China y la posible bajada de tipos hacen oscilar al mercado. Caida del petroleo y de los bancos

China y la posible bajada de tipos hacen oscilar al mercado.

Sesión negativa en Europa y todo porque está acelerando la tensión comercial con China tal como hemos estado comentando las últimas sesiones. Recordemos que hay cierta solución en el flanco con México, pero Donald Trump necesita que se bajen los tipos de interés y por eso está subiendo la tensión con respecto a China, para mantener en un plano muy bajo las perspectivas de crecimiento de la economía.

Dicha baja perspectiva está funcionando en el precio del crudo porque en estos momentos está acercando a la zona de los mínimos del mes con una caída de -2% y está haciendo que las petroleras sean el peor supersector del día. Recordemos que hay una gran correlación entre el precio del crudo y la inflación, así que si desciende el precio del crudo porque hay malas perspectivas de la evolución de la demanda por, precisamente, malas perspectivas de la evolución del crecimiento de la economía, la inflación podría estar tranquila, lo que añadiría peso para que la Reserva Federal buscase una bajada de tipos

Además, esto está sentando fatal al sector bancario, porque si se sigue deteriorando la perspectiva de la economía, un entorno de bajos de tipos de interés parece que va a ser mucho más longevo, además el BBVA no está poniendo de su parte en el Ibex 35 tras Credit Suisse decir que no se espere demasiado de su posición en México. Tampoco ayuda el Deutsche Bank que ha sido uno de los peores del índice alemán durante gran parte de la sesión tras saberse que piden más información a sus clientes para poder dar por finalizado uno de los problemas de la entidad que era la de muy poca información al regulador sobre las actividades de los mismos.

Por otro lado, los bancos también están dañados por algo que estamos presenciando en el mercado secundario de deuda, que no es positivo tanto para el sector italiano como para el español.

Ayer fue lo primero que se nos pasó por la cabeza cuando se comentó desde personas relevantes del BCE que todas las herramientas estaban encima de la mesa para luchar contra la desaceleración económica, desde bajadas de tipos de interés a incluso la apertura otra vez del programa cuantitativo. Precisamente este es el problema, otra vez abrir el programa cuantitativo, lo que hace que todo el mundo vaya buscando la misma jugada, comprar deuda en el mercado secundario y vendérsela al Banco Central Europeo cuando entre en acción, si es que entra en acción, otra vez dicho programa de compra de deuda, intentando hacer beneficio. El problema no está en los operadores que quieren hacer dicha jugada, sino los países que pueden ver en esa demanda de los inversores, un movimiento oportuno para poder endeudarse todavía más, siendo conscientes de que Italia está ya casi metida en un procedimiento sancionador por exceso de déficit, y España va por el mismo camino.

Con lo anterior, hoy nos encontramos con que España está preparando una emisión de deuda a 10 años y encima Italia sorprende con una emisión a 20 años, lo que está generando en el mercado italiano un aumento de los tipos de interés, y además es echar más leña al fuego, países con exceso de déficit o potencialmente exceso de déficit, que siguen endeudándose cada vez más.

Por lo tanto, ahora mismo en el mercado secundario el futuro de la deuda a 10 años de Italia está cayendo 110 puntos y la de España 11, no parece demasiado, pero se nota cierta tensión subyacente en el sentido de esa evolución del endeudamiento que no es favorable para el déficit porque no se quieren hacer las reformas estructurales necesarias y se fía todo al endeudamiento aprovechando esa ventana que abre el BCE. Esto nos recuerda que desde el inicio de la crisis el BCE ha estado casi gritando constantemente que el dinero barato y las medidas extraordinarias no son la panacea y que todo país debe hacer sus deberes, porque al final del camino los que no lo hacen son los que van a seguir presentando problemas, y todavía mucho peores por el exceso de endeudamiento.

Hemos hablado del efecto negativo del descenso del precio del crudo, y eso es algo que ha notado de principio a fin de la sesión, ya que hemos tenido la lectura final del dato de inflación del mes de mayo en donde se ve una desaceleración clara en España pasando la interanual del 1,5% a sólo el 0,8%, muy lejos del objetivo del BCE.

Con respecto a China, tenemos una doble lectura, ya que la interanual se mantiene en zona peligrosa, subiendo de un crecimiento del 2,5% a otro del 2,7%, habiendo dicho su banco central que no dejará que supera el 3% en 2019. Sin embargo, si quitamos los volátiles precios del crudo y de los alimentos, la interanual están el 1,6%, por lo que hay un escenario en donde hay espacio para más ayudas a la economía, pero deben controlar mucho como lo hacen para que la inflación no se dispare.

China y la posible bajada de tipos hacen oscilar al mercado. Caida del petroleo y de los bancos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: