Caso 3% Un ex alto cargo del Govern: “Gordó me llamó y me dijo: ‘Te diré a qué empresas adjudicas'” (El Mundo)

Un ex alto cargo de la Generalitat ha acusado por primera vez en sede judicial a Germà Gordó, ex mano derecha de Artur Mas, de amañar contratos públicos para financiar a Convergència. Un ex director general de la Consejería de Agricultura relató al juez que Gordó le ordenó que le dijera “las tres mejores empresas” de los concursos y le indicaba que la ganadora final la decidiría él.”En el año 2003 recibí una llamada directa del Sr. Gordó en la que éste me dijo: ‘Cuando tengas a los tres mejores candidatos, me lo dices y yo te diré a quién se le adjudica'”. Esta declaración contra quien fuera la mano derecha del ex president Artur Mas fue realizada ante el juez por Iñaki Fraile, ex director general de la empresa pública catalana REGSECA, dependiente de la Consejería de Agricultura y dedicada a las vías de riego. El magistrado instructor del caso 3% declaró secreta esta parte y abrió una pieza separada para profundizar en el testimonio. Fraile es el primer alto cargo de la Generalitat que ha declarado en la causa en la que se investiga la financiación irregular de Convergència y que ha incriminado al hombre de confianza de Artur Mas. Sus explicaciones constan junto a las de dos testigos protegidos que abundan en su argumentación y que fueron desveladas por EL MUNDO. “Por supuesto, no hice caso”, prosiguió Fraile ante el juez, “pero esto no impidió que esta llamada se reprodujese en dos ocasiones más. Siempre en concursos de asistencia técnica”, añadió.En ese punto concreto de la declaración, el ex director general de REGSECA no explicó -porque no consta que se le preguntase- a qué adjudicaciones correspondían las llamadas de Germà Gordó que él recibió, pero sí detalló cómo se desarrollaba el procedimiento en otros casos concretos. Según detalló, por ejemplo, en la adjudicación del proyecto del canal Segarra-Garrigues “hubo irregularidades”. “Había un equipo responsable del Departamento de Agricultura formado por personas de Lleida, los señores Gordó, Josep Grau -ex diputado de Convergència- y Josep Antoni Rosell -que, al igual que Gordó, está imputado en el caso-“, consta en el procedimiento.
Por primera vez un alto cargo de la Generalitat explica ante el juez cómo se amañaban concursos para beneficiar a donantes de CDC
“Se licitó la obra y se presentaron dos ofertas, una liderada por Dragados y la otra por FCC. La mejor oferta, desde el punto de vista técnico y económico, al decir de los técnicos que trabajaron en su análisis, fue la de Dragados, pero esos mismos técnicos me contaron que el grupo de los señores Grau, Rosell y Gordó forzaron que la adjudicación se efectuara a las empresas de FCC, Agbar, Copisa, Grupo Arnó, etc. Se pidió buscar anular la oferta de Dragados y se consiguió alegando un defecto de forma. Se adjudicó al Grupo FCC y Aguas de Barcelona y todas las personas que defendían que Dragados era mejor oferta fueron apartadas”.Iñaki Fraile aseguró que, “cuando se firmó el contrato definitivo, Rosell, que había participado desde la parte pública, fue nombrado director general de ASG, empresa privada adjudicataria del propio concurso”. Y cuando CiU volvió a ganar las elecciones en 2010, fue nombrado director general de Infraestructuras de la Generalitat, responsable del canal público Segarra-Garrigues.El caso del canal por el que el juez preguntó a Iñaki Fraile Navascues tuvo lugar justo antes de ser nombrado éste director general de REGSECA. Trabajó allí desde 2003 hasta 2007. Después, fue relegado a director técnico de la misma empresa pública por Rosell, a quien dibuja como un hombre que sencillamente se dedicaba a cumplir las órdenes de Gordó.Más tarde quedó en un mero técnico de riesgos interiores y, finalmente, en el año 2013, fue despedido. Este testigo vinculó la degradación de su situación profesional a las veces que se había negado a seguir las instrucciones de Gordó en el asunto de las adjudicaciones.Previamente, uno de los dos testigos protegidos había relatado al juez su peripecia personal, en la que Gordó y Grau eran elementos fundamentales. Según explicó, “en un intento de hacer negocios en Lleida”, el alcalde de Alcarrás ya le comentó que “para poder hacer negocios” tenía que reunirse con Josep Grau.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.