10 predictions for the global economy in 2019 (El informe de Davos)10 predicciones para la economía global en 2019 (

The global economy started 2018 with strong, synchronized growth. But as the year progressed, momentum faded and growth trends diverged. The US economy accelerated, thanks to fiscal stimulus enacted early in the year, while the economies of the Eurozone, the UK, Japan and China began to weaken. These divergent trends will persist in 2019. IHS Markit predicts global growth will edge down from 3.2% in 2018 to 3.1% in 2019, and keep decelerating over the next few years.

One major risk in the coming year is the sharp drop-off in world trade growth, which fell from over 5% at the beginning of 2018 to nearly zero at the end. With anticipated escalation in trade conflicts, a contraction in world trade could drag down the global economy even more. At the same time, the combined effects of rising interest rates and surging equity and commodity market volatility mean that financial conditions worldwide are tightening. These risks point to the increasing vulnerability of the global economy to further shocks, and the rising probability of a recession in the next couple of years.

Our top 10 economic forecasts for 2019

1. The US economy will remain above trend

Based on estimates about sustainable growth in the labour force and productivity, we assess the trend, or potential, growth in the US economy to be around 2.0%. In 2018, US growth was well above trend at 2.9%, though the acceleration was almost entirely due to a large dose of fiscal stimulus in the form of tax cuts and spending increases. The impact of this stimulus will still be felt in 2019, but will diminish as the year progresses. As a result, we expect growth of 2.6% in 2019 – less than in 2018, but still above trend.

2. Europe’s expansion will slow even more

Eurozone growth peaked in the second half of 2017, and has declined steadily since then. IHS Markit predicts a further decline to 1.5% in 2019. Political uncertainty, including Brexit, challenges to Emmanuel Macron’s government, and the winding down of Angela Merkel’s chancellorship, are contributing to a decline in business sentiment. Economic factors such as the tightening of credit conditions and heightened trade tensions are also driving the deceleration in growth.

3. Japan’s recovery will remain weak, and its economy will grow less than 1% in 2019

Japan’s economy is expected to expand by 0.8% in 2018, with this rate increasing only slightly in 2019 to 0.9%. The slowdown in China’s economy and the fallout from trade tensions between the US and China are drags on growth. Monetary policy will continue to be ultra-accommodative next year. The cyclical decline in Japan’s growth is occurring in an environment of very weak long-term growth. Adverse demographics – specifically a declining labour force – are not being offset by strong enough productivity growth. The “third arrow” of Abenomics, which was supposed to implement significant structural reforms and boost productivity, has been slow to materialize.

4. China’s economy will keep decelerating

The quarterly rate of Chinese growth has been steadily edging down since the beginning of 2017, hitting its lowest level in 10 years in the third quarter of 2018. On an annual basis, the pace of expansion has slowed from 6.9% in 2017 to 6.6% in 2018, and will fall further to 6.3% in 2019. In response to recent economic shocks – including the impact of US tariffs, which has so far been limited – policy-makers have unleashed a series of monetary and fiscal measures to help support growth and stabilize financial markets.

However, these measures are likely to remain modest. Credit growth will continue to be constrained by the massive debt overhang and the government’s commitment to deleveraging, at least in the medium to long term. On the other hand, the government’s stimulus efforts may well become more aggressive if trade tensions with the US (re)escalate and growth is seriously damaged.

5. Emerging market growth will decelerate to 4.6% in 2019

Some economies, including Brazil, India and Russia, experienced a mild pickup in growth in 2018, while others, such as Argentina, South Africa and Turkey, came under intense financial pressure and suffered recessions or near-recessions. Going forward, emerging markets face a number of headwinds, including slowing growth in advanced economies and in the pace of world trade; the strong US dollar; tightening financial conditions; and rising political uncertainty in countries such as Brazil and Mexico. A few countries will be able to buck these trends, especially dynamic economies with low levels of debt, notably in Asia.

6. Commodities markets could be in for another rollercoaster ride in 2019

Demand growth next year still looks strong enough to provide commodity markets with support, making the kind of price collapse seen during 2015 unlikely. However, volatility in commodity markets will continue in 2019, particularly in oil markets. We predict oil prices will rise a bit in the near term and average around $70.0 per barrel over the coming year, compared with an average $71.0 in 2018. That said, the risks to prices of oil and other commodities are predominantly on the downside, given slowing demand growth and rising supply. Despite volatility, we predict that by the end of 2019, prices will be little different from their current readings.

7. Global inflation rates will remain close to 3.0%

Most of the rise in consumer price inflation between 2015 and 2018 – from 2.0% to 3.0% – was due to a transition in the developed world from deflationary, or near deflationary, conditions to inflation rates that are close to central banks’ targets of 2.0%. Over the near term, we expect global inflation and developed economy inflation to remain close to 3.0% and 2.0%, respectively.

While there will be upward pressures in many economies as output gaps close and unemployment rates fall – in some cases to multi-decade lows – there are downward pressures as well. Outside the US, growth is weakening. Moreover, relative to 2018, commodity prices will be relatively flat on average in 2019. Finally, with the trade war in a “temporary truce”, the upward push from tariff increases will be on hold.

8. The Fed will raise rates, and a few other central banks may follow

With the world’s key economies at different points in the business cycle, it is not surprising that central banks are moving at different speeds and in different directions. However, given weaker growth and muted inflationary pressures, the pace of removing accommodation is likely to be even more modest than previously expected.

The US Federal Reserve is likely to raise rates three times in 2019. Other central banks, including the Bank of England (depending on the Brexit process), the Bank of Canada, and a few emerging market central banks – such as those in Brazil, India and Russia – may also raise rates.

The European Central Bank will not hike rates until early 2020. Similarly, we do not believe the Bank of Japan will end its negative interest rate policy until 2021. The People’s Bank of China is the one major central bank moving in the opposite direction; worried about growth, it is providing modest stimulus.

9. The US dollar will hold at current elevated levels for much of 2019

Continued above-trend US growth and more rate hikes by the Fed are the primary reasons for this anticipated strength. Given the recent relative calm in forex markets, especially relative to emerging market currencies, another big appreciation of the US dollar seems unlikely.

Nevertheless, the potential for volatility remains very high. Political uncertainty in Europe could be very negative for the euro and sterling; we expect that the euro/dollar rate will end 2019 at around $1.10, compared with $1.14 at the end of 2018. At the same time, we predict that the renminbi/dollar rate will hold fairly steady just below the psychological level of 7.0 – the result of the Chinese government’s desire for financial stability.

10. The risks of policy shocks have risen, but probably not enough to trigger a recession in 2019

Policy mistakes remain the biggest threats to global growth in 2019 and beyond. The simmering trade conflicts are dangerous, not because they have done damage so far – they haven’t – but because they could easily escalate and get out of control. In addition, rising budget deficits in the US, high debt levels in the US, Europe and Japan, and potential missteps by key central banks all pose threats to the global economy.

The good news is that the probability of such policy mistakes seriously hurting global growth in 2019 is still relatively low. However, IHS Markit believes that the risks of damage from policy mistakes will rise in 2020 and beyond, as growth slows further.

La economía global comenzó en 2018 con un crecimiento fuerte y sincronizado. Pero a medida que avanzaba el año, el impulso se desvaneció y las tendencias de crecimiento divergieron. La economía de Estados Unidos se aceleró gracias al estímulo fiscal promulgado a principios de año, mientras que las economías de la zona euro, el Reino Unido, Japón y China comenzaron a debilitarse. Estas tendencias divergentes persistirán en 2019. IHS Markit predice que el crecimiento global bajará de 3.2% en 2018 a 3.1% en 2019, y seguirá desacelerándose en los próximos años.

Un riesgo importante en el próximo año es la marcada caída en el crecimiento del comercio mundial, que cayó de más del 5% a principios de 2018 a casi cero al final. Con la escalada prevista en los conflictos comerciales, una contracción en el comercio mundial podría arrastrar aún más a la economía mundial. Al mismo tiempo, los efectos combinados del aumento de las tasas de interés y la creciente volatilidad del mercado de acciones y de los productos básicos hacen que las condiciones financieras en todo el mundo se estén estrechando. Estos riesgos apuntan a la creciente vulnerabilidad de la economía global a nuevos choques y al aumento de la probabilidad de una recesión en los próximos años.

                     
Nuestras 10 mejores previsiones económicas para 2019

1. La economía estadounidense se mantendrá por encima de la tendencia.

Sobre la base de estimaciones sobre el crecimiento sostenible en la fuerza laboral y la productividad, evaluamos que la tendencia, o potencial, del crecimiento en la economía de los EE. UU. Es de alrededor del 2,0%. En 2018, el crecimiento de los EE. UU. Estuvo muy por encima de la tendencia del 2,9%, aunque la aceleración se debió casi en su totalidad a una gran dosis de estímulo fiscal en forma de recortes de impuestos y aumentos del gasto. El impacto de este estímulo todavía se sentirá en 2019, pero disminuirá a medida que avance el año. Como resultado, esperamos un crecimiento del 2.6% en 2019, menos que en 2018, pero aún por encima de la tendencia.

2. La expansión de Europa se ralentizará aún más.

El crecimiento de la zona euro alcanzó su punto máximo en la segunda mitad de 2017, y ha disminuido constantemente desde entonces. IHS Markit predice un nuevo descenso al 1,5% en 2019. La incertidumbre política, incluido el Brexit, los desafíos al gobierno de Emmanuel Macron y el cierre de la cancillería de Angela Merkel, contribuyen a disminuir el sentimiento empresarial. Factores económicos como el endurecimiento de las condiciones crediticias y el aumento de las tensiones comerciales también están impulsando la desaceleración del crecimiento.

3. La recuperación de Japón seguirá siendo débil y su economía crecerá menos del 1% en 2019

Se espera que la economía de Japón se expanda un 0,8% en 2018, con un aumento de esta tasa solo ligeramente en 2019 hasta el 0,9%. La desaceleración de la economía china y las consecuencias de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China están retrasando el crecimiento. La política monetaria continuará siendo muy acomodaticia el próximo año. El declive cíclico en el crecimiento de Japón se está produciendo en un entorno de crecimiento muy débil a largo plazo. Los datos demográficos adversos, en especial la disminución de la fuerza laboral, no se ven contrarrestados por un crecimiento lo suficientemente fuerte de la productividad. La “tercera flecha” de Abenomics, que se suponía debía implementar importantes reformas estructurales y aumentar la productividad, se ha tardado en materializarse.

4. La economía china seguirá desacelerándose.

La tasa trimestral de crecimiento chino se ha ido reduciendo constantemente desde principios de 2017, alcanzando su nivel más bajo en 10 años en el tercer trimestre de 2018. En términos anuales, el ritmo de expansión se ha reducido de 6.9% en 2017 a 6.6% en 2018, y caerá aún más al 6,3% en 2019. En respuesta a las crisis económicas recientes, incluido el impacto de los aranceles estadounidenses, que hasta ahora han sido limitados, los responsables políticos han desatado una serie de medidas monetarias y fiscales para ayudar al crecimiento y estabilizar los mercados financieros.

Sin embargo, es probable que estas medidas sigan siendo modestas. El crecimiento del crédito continuará constreñido por el sobreendeudamiento masivo de la deuda y el compromiso del gobierno con el desapalancamiento, al menos a medio y largo plazo. Por otro lado, los esfuerzos de estímulo del gobierno pueden volverse más agresivos si las tensiones comerciales con los EE. UU. (Re) aumentan y el crecimiento se ve seriamente dañado.

5. El crecimiento de los mercados emergentes se desacelerará a 4.6% en 2019

Algunas economías, entre ellas Brasil, India y Rusia, experimentaron una leve recuperación del crecimiento en 2018, mientras que otras, como Argentina, Sudáfrica y Turquía, sufrieron una intensa presión financiera y sufrieron recesiones o casi recesiones. En el futuro, los mercados emergentes se enfrentan a una serie de dificultades, incluida la desaceleración del crecimiento en las economías avanzadas y el ritmo del comercio mundial; el fuerte dólar estadounidense; endurecimiento de las condiciones financieras; y la creciente incertidumbre política en países como Brasil y México. Algunos países podrán contrarrestar estas tendencias, especialmente las economías dinámicas con bajos niveles de deuda, especialmente en Asia.

6. Los mercados de productos básicos podrían estar en otra montaña rusa en 2019

El crecimiento de la demanda el próximo año aún parece lo suficientemente fuerte como para brindar apoyo a los mercados de productos básicos, lo que hace que el tipo de colapso de precios observado durante 2015 sea poco probable. Sin embargo, la volatilidad en los mercados de productos básicos continuará en 2019, especialmente en los mercados petroleros. Prevemos que los precios del petróleo subirán un poco en el corto plazo y promediaremos alrededor de $ 70.0 por barril durante el próximo año, en comparación con un promedio de $ 71.0 en 2018. Dicho esto, los riesgos para los precios del petróleo y otros productos básicos son predominantemente a la baja, dado desaceleración del crecimiento de la demanda y aumento de la oferta. A pesar de la volatilidad, predecimos que para fines de 2019, los precios serán un poco diferentes de sus lecturas actuales.

7. Las tasas de inflación global se mantendrán cercanas al 3,0%.

La mayor parte del aumento en la inflación de los precios al consumidor entre 2015 y 2018, de 2.0% a 3.0%, se debió a una transición en el mundo desarrollado de condiciones deflacionarias o casi deflacionarias a tasas de inflación cercanas a las metas de 2.0 de los bancos centrales. %. En el corto plazo, esperamos que la inflación global y la inflación de la economía desarrollada se mantengan cerca del 3.0% y 2.0%, respectivamente.

Si bien habrá presiones al alza en muchas economías a medida que se cierren las brechas de producción y caigan las tasas de desempleo, en algunos casos hasta mínimos de varias décadas, también existen presiones a la baja. Fuera de los Estados Unidos, el crecimiento se está debilitando. Además, en relación con 2018, los precios de los productos básicos se mantendrán relativamente estables en promedio en 2019. Finalmente, con la guerra comercial en una “tregua temporal”, el impulso ascendente de los aumentos de aranceles se detendrá.

8. La Fed elevará los tipos, y algunos otros bancos centrales pueden seguir

Con las economías clave del mundo en diferentes puntos del ciclo económico, no es sorprendente que los bancos centrales se estén moviendo a diferentes velocidades y en diferentes direcciones. Sin embargo, dado un crecimiento más débil y presiones inflacionarias moderadas, es probable que el ritmo de eliminación de alojamiento sea incluso más modesto de lo que se esperaba anteriormente.

Es probable que la Reserva Federal de los EE. UU. Aumente las tasas tres veces en 2019. Otros bancos centrales, incluido el Banco de Inglaterra (según el proceso Brexit), el Banco de Canadá y algunos bancos centrales de mercados emergentes, como los de Brasil, India y Rusia – también pueden subir las tasas.

El Banco Central Europeo no aumentará las tasas hasta principios de 2020. Del mismo modo, no creemos que el Banco de Japón ponga fin a su política de tasas de interés negativas hasta 2021. El Banco Popular de China es el principal banco central que se mueve en la dirección opuesta; preocupado por el crecimiento, está proporcionando estímulos modestos.

9. El dólar estadounidense se mantendrá en los niveles actuales elevados durante gran parte de 2019.

El crecimiento continuado por encima de la tendencia en los EE. UU. Y más aumentos de tasas por parte de la Reserva Federal son las razones principales de esta fortaleza anticipada. Dada la reciente calma relativa en los mercados de divisas, especialmente en relación con las monedas de mercados emergentes, parece poco probable otra gran apreciación del dólar estadounidense.

Sin embargo, el potencial de volatilidad sigue siendo muy alto. La incertidumbre política en Europa podría ser muy negativa para el euro y la libra esterlina; esperamos que la tasa euro / dólar termine en 2019 en alrededor de $ 1.10, en comparación con $ 1.14 a fines de 2018. Al mismo tiempo, predecimos que la tasa renminbi / dólar se mantendrá bastante estable justo por debajo del nivel psicológico de 7.0 – el resultado del deseo del gobierno chino por la estabilidad financiera.

10. Los riesgos de choques políticos han aumentado, pero probablemente no lo suficiente como para provocar una recesión en 2019

Los errores de política siguen siendo las mayores amenazas para el crecimiento global en 2019 y más allá. Los conflictos comerciales a fuego lento son peligrosos, no porque hayan causado daños hasta el momento, no lo han hecho, sino porque podrían escalarse fácilmente y salirse de control. Además, el aumento de los déficits presupuestarios en los EE. UU., Los altos niveles de deuda en EE. UU., Europa y Japón, y los posibles errores de los principales bancos centrales representan amenazas para la economía mundial.

La buena noticia es que la probabilidad de que tales errores políticos afecten seriamente el crecimiento mundial en 2019 es todavía relativamente baja. Sin embargo, IHS Markit cree que los riesgos de daños causados ​​por errores de políticas aumentarán en 2020 y en el futuro, a medida que el crecimiento se desacelere aún más.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: